Ericeira: Terra de ouriços

con No hay comentarios

Existe en Portugal un pequeño y coqueto pueblecito pesquero donde el tiempo se detiene entre las olas del mar. Un lugar de casitas blanquiazules y miradas infinitas al horizonte, un lugar con sabor a sal… Ericeira.

 

Cuenta la leyenda que el nombre de esta villa deriva de la expresión “terra de ouriços” por la gran cantidad de erizos de mar que se encontraban entre sus playas sin embargo, hoy en día se ha descubierto que en el antiguo blasón de la ciudad lo que está representado es un “ouriço-cacheiro” (un erizo de tierra) desmenuzando esta bonita historia de mar. Sea como fuere, esta villa posee muchas leyendas desde sus varios siglos de historia: por aquí pasaron y se asentaron los fenicios, fue habitada durante mucho tiempo sólo por gente de mar (los “Jagoz”) y vio partir hacia otras tierras a un rey de Portugal. 

 

Si te han entrado ganas de coger las maletas y visitar Ericeira, aquí tienes una pequeña guía de las cosas más importantes que ver y hacer en esta encantadora villa…

 

Cómo llegar

Coche: es la opción más cómoda y más rápida y te permite mayor movilidad; desde Lisboa se tarda poco más de 40 minutos y puedes llegar hasta Ericeira conduciendo siempre por autovía.

 

Autobús: es una buena opción si no dispones de automovil, tardas un poco más, sobre una hora ( si tienes suerte y no te toca el autobús que pasa por todos los pueblos y que te puede tener dando vueltas casi 2h, así que asegúrate de la hora de llegada antes de elegir tu horario de salida). Aún así el autobús es cómodo y te deja directamente en la estación que está a pocos metros de la playa.

La empresa de autobuses que te lleva hasta Ericeira se llama Mafrense y lo tienes que coger en Campo Grande, en frente del Estadio del Sporting de Lisboa, justo al salir del metro. Es más barato si compras el billete i/v (no te hacen ningún descuento con carnet joven), a nosotros nos costó 11,05 euros.

 

Avión o Tren: no existe aeropuerto en el pueblo, el más cercano es el de Lisboa así que debes desplazarte desde la capital para llegar a Ericeira. En cuanto al tren , tampoco existe ninguno directo al pueblo, debes parar en Sintra y allí coger un autobús que te lleve.

 

Dónde comer

Ericeira es un histórico pueblo pesquero que alberga numerosos restaurantes especializados en pescado. Nosotros elegimos uno situado en una de las callejuelas que te llevan a la plaza principal, Casa Portuguesa y he de decir que la comida fue exquisita: pulpo, sepia y atún fueron nuestra elección y la verdad es que no tuvimos queja, estaba todo para chuparse los dedos y a un precio asequible, sobre unos 15 euros con postre incluido. 

*Consejo: lleva dinero en efectivo, a nosotros no nos dejaron pagar con tarjeta con lo que tuvimos que buscar dinero en un cajero, recorriéndonos 3 hasta encontrar uno que tuviese efectivo (algo que nos ha pasado con frecuencia en Portugal ).

 

Para merendar, paramos en un encantador hotel que está saliendo del centro de Ericeira (o entrando, según se mire). Nos llamó la atención cuando llegamos aquel día al pasa por delante, por su decoración tan original . Villa Ana Margarida.

 

Qué ver y hacer

Esta pequeña población ofrece una serie de planes “made in Portugal” para todos los públicos, estas son sólo algunas de las cosas que puedes ver y hacer en Ericeira:

* Disfrutar de un buen paseo, a pie o en bicicleta, por toda su línea costera.

* Perderte entre los barquitos de colores del Puerto Pesquero, uno de los lugares más representativos de este lugar.

* Probar un plato de pescado o marisco en un restaurante local, comprobarás su más que bien merecida fama. 

* Si te gustan los deportes,cógete una tabla y a surfear! Sus extensas playas y sus poderosas olas han convertido Ericeira en el lugar perfecto para practicar surf.

* Recorrer las callejuelas empedradas de su tradicional centro urbano entre sus encantadoras casitas blancas de esquinas pintadas de azul.

* Relajarse en una de sus magníficas playas, tienes muchas dónde elegir (en el punto siguiente están las playas más conocidas).

* Entrar en la Capela de Santo António para envolverte de artesanía portuguesa con los cientos de azulejos policromos colocados en su interior.

Curiosidad: el nombre original de esta capilla es “Capela de Nossa Senhora da Boa Viagem” y a pesar de ser tan pequeñita es muy importante para los habitantes de Ericeira. Ha sido sede de dos cofradías: “Nossa Senhora da Boa Viagem dos Homens do mar” y “Santo António das raparigas solteiras” (de ahí que sea conocida con ese nombre) pero no sólo se rendía culto en ella, sino que también servía como “faro” señalando la entrada de los barcos en la “Praia dos Pescadores”.

 

Si tienes tiempo y te hospedas en Ericeira unos cuantos días, puedes aprovechar para hacer una excursión de un día al Palacio Nacional de Mafra ( a menos de 11 km), ya se en coche o en autobús, la visita merece la pena.

 

 

Playas de Ericeira

Ericeira es una opción perfecta si te apetece pasar un fin de semana o incluso un día de playa relajado: goza de un ambiente familiar y tranquilo y la calidad de sus playas es excepcional.

 

Praia do Sul: típica de todas las postales de Ericeira, es la playa situada más al sur. Un lugar tranquilo, de gran extensión y con abundante arena para disfrutar del día con los amigos y tomarte algo fresquito en el chiringuito. Algunos la conocen también como Praia da Baleia ya que en 1872 se quedó encallado un cetáceo de grandes dimensiones.

Praia dos Pescadores: conocida también como Praia do Peixe, es la más importante de Ericeira y probablemente una de las playas con más historia de Portugal, puesto que desde aquí salió la Familia Real portuguesa hacia el exilio con la proclamación de la República en 1910. Es una playa tranquila y familiar, resguardada del viento que comparte espacio con los botes de los pescadores.

Praia do Norte: para no salirnos de los esquemas, esta playa también es conocida como Praia do Algodio . Se trata de una playa urbana, limitada por el muelle y con mucha afluencia, pero al ser de gran extensión no te agobiarás en exceso si decides plantar tu toalla en ella. Además el mar suele ser agitado por lo que es ideal para practicar deportes náuticos.

Praia de São Sebastião: vigilada desde lo alto por la capilla que le da nombre es una playa que tiene poca extensión de arena y cuando la marea es alta, se cubre prácticamente por completo.Sin embargo resulta atractiva por sus ondas que te permiten practicar diversos deportes y por su acceso, a través de una escalera de típica calzada portuguesa.

Praia Ribeira d’ilhas: ideal si eres un amante del surf. Una playa preciosa, con buenas olas, que ha sido escenario de varias competiciones internacionales, lo que la hace tan conocida entre surfistas.

 

 

 

 

Ericeira: Terra de ouriços
¡Valora mi trabajo!
Siguiendo Ariadna:

Últimas publicaciones de

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.