Road trip por São Miguel: los preparativos

con 4 comentarios

Si existe el paraíso en la tierra tiene que estar en las Azores, un tesoro escondido en medio del océano atlántico que te mostrará los más bellos paisajes que hayas podido imaginar. Es increíble cómo algo tan bonito puede estar tan cerca de nosotros y tan a nuestro alcance, mientras nos dedicamos a buscar islas paradisíacas a cientos de kilómetros. Sin lugar a dudas, mi rincón favorito de Portugal. 

 

La isla 

El Archipiélago de las Azores (Arquipelago dos Açores, en portugués) se compone de 9 increíbles islas perdidas en medio del océano, lo que las convierte en un lugar lleno de tesoros naturales y paisajes inolvidables. En nuestro road trip por Azores, decidimos comenzar por visitar sólo una isla: São Miguel, la más grande de las nueve y la más accesible desde Lisboa (donde vivo ahora mismo). El viaje no sólo me hechizó por completo sino que me dejó con ganas de conocer el resto ¿cómo pude pasar tanto tiempo sin conocerla? (Coordenadas37°48′N 25°30′O)

 

Recorrer la isla es muy fácil y te prometo que cada cosa que veas te enamorará aún más, así que aquí os dejo unos consejos básicos con información práctica para realizar tu viaje, espero poder ayudarte…

 

El clima

Se dice de las Azores que puedes experimentar las cuatro estaciones en un sólo día y la verdad es que, quizás no veas nevar, pero podrás ver pasar por delante el resto de fenómenos meteorológicos en las 24 horas que dura un día. Es más, basta con desplazarte unos kilómetros al pueblo de al lado o subir una montaña para ver una “lagoa”, que el maravilloso sol que brillaba en el cielo dará paso a las más tenebrosas nubes que hayas podido ver jamás.

 

El clima de la isla es oceánico subtropical lo que, unido a la Corriente del Golfo que pasa ligeramente cerca de las Azores, convierte este lugar en un paraíso de temperaturas cálidas entre los 13º y los 24º (ni muy frío en invierno ni muy caluroso en verano) influenciado siempre por la extrema humedad que hace sentir las temperaturas más intensamente (es decir, que en verano puede que sientas más calor del que hace y sudes mucho, mucho y en invierno el poco frío que haga se te puede meter en los huesos y si eres tan sensible como yo a las temperaturas, ni te cuento la sensación el primer día).

 Además esta misma “corriente” mantiene la temperatura del agua entre los 16º y los 25º .por lo que si quieres disfrutar de la playa lo ideal es que vayas entre los meses de junio y agosto, y si no quieres mojarte te olvides de ir entre octubre y marzo (aunque nunca llueve todo el día y las nubes suelen dar paso al radiante sol, dicen que debido al “anticiclón de las Azores”).

 

La ropa

Conocido el clima de la isla, mi recomendación es que lleves ropa cómoda y que se pueda secar con rapidez (como los pantalones especiales de montaña, por ejemplo). Una chaqueta o sudadera para el viento (que sopla con fuerza en las islas) y un chubasquero por si caen algunas gotas. Imprescindible también calzado cómodo  debido a la orografía y el desnivel, además es probable que el suelo esté húmedo o con barro así que elige bien lo que te vas a poner en los pies. 

Otro consejo es que, vayas en la época que vayas, no te olvides del bañador, la toalla y las chanclas, ya que encontrarás muchos lugares de aguas termales, super calentitas, donde poder bañarte en cualquier mes del año. También te recomiendo protector solar, sobre todo si vas a probar alguna experiencia en el mar (como el avistamiento de ballenas o los deportes acuáticos) para no regresar con la cara colorada como Heidi.

 

Cómo llegar a São Miguel

Llegar a esta isla es bastante fácil desde Lisboa y también desde algunos países de Europa como España, Alemania o Reino Unido. Además, al ser la isla más grande, tiene conexiones también con algunos vuelos de Estados Unidos o Canadá. Desde esta isla te puedes trasladar a otras mediante el avión (hay servicios aéreos regulares de líneas azorianas) o el barco (hay bastantes conexiones entre las cinco islas centrales),

 

Si como nosotros, vas a volar desde Lisboa, tu vuelo tendrá una duración de 2 horas aproximadamente y tendrás que tener en cuenta que al llegar será una hora menos que en Portugal (dos menos que en España). El avión aterrizará en el único aeropuerto de la isla: Ponta Delgada Airport que se encuentra a sólo 5 km del centro (descubrirás muy pronto lo cortas que son las distancias aquí).

Trasladarse desde el aeropuerto es sencillo y rápido pero si estabas pensando en coger un autobús es mejor que lo vayas olvidando puesto que este servicio desapareció hace unos años. Hoy en día dependes del taxi o del automovil para llegar a tu destino y aunque mi recomendación es que alquiles un coche para recorrer toda la isla desde el primer día si llegas de noche como me sucedió a mí, siempre puedes coger un taxi por unos 9-10€ aproximadamente (todo dependerá de si te alojas en Ponta Delgada o en un lugar más lejano). 

 

 

Alquilar un coche

Es la mejor opción para recorrer la isla puesto que el trasporte público deja bastante que desear: aunque es cierto que hemos encontrado paradas de autobuses en algunos puntos imposibles de la isla, la verdad es que no hemos visto pasar ninguno, así que si esto no te convence para alquilar un coche siempre puedes ir a pie o hacer autostop.

En nuestro caso decidimos alquilar el coche con una compañía local no demasiado conocida pues el precio era económico y nos atendieron extraordinariamente, y lo cierto es que a día de hoy no nos arrepentimos. La compañía se llamaba Flor do Norte y fueron muy amables tanto por teléfono antes de ir, como a nuestra llegada y partida de la isla. Además el precio nos pareció muy económico: 60€ entre los dos por los 3 días completos y teniendo en cuenta que sólo tuvimos que repostar una vez (40€ de gasolina) nos pareció una opción estupenda.

 

 

 

 

Recorrido por la isla (itinerario)

Este viaje era tan deseado que decidimos dejar que el destino nos indicara el camino a seguir cada mañana, así que aunque nos miramos el mapa y marcamos algunos puntos que no nos queríamos perder (estos fueron los únicos preparativos en cuanto al recorrido), nuestra ruta fue surgiendo día a día con cada amanecer, disfrutando de la magia de una isla que nos sorprendería más de lo que hubiésemos imaginado. Este es el recorrido trazado durante nuestro viaje a São Miguel:

 

1º Día: Furnas

Debido a la lluvia que caía el primer día sobre Ponta Delgada, decidimos ir en busca del sol hasta encontrarlo, así que eran casi las 11 cuando llegamos a Furnas. Nos pareció entonces buena idea dedicar ese día al “slow travel” y pasar la mañana de manera tranquila en esta parte de la isla y la verdad es que no podíamos haber escogido mejor sitio.  La zona tiene varios atractivos que ofrecer y todos son maravillosos:

  • Lagoa das Furnas
  • Parque Mata José do Canto
  • Capela de Nossa Senhora das Vitórias
  • Jardim das Furnas (con merendero incluido)
  • Fumarolas
  • Poça de Dona Beija
  • Caldeiras Vulcánicas
  • Parque Beatriz do Canto
  • Miradouro Pico do Ferro
  • Parque Terra Nostra

La vuelta decidimos hacerla por los campos de té que se encuentran al norte de la isla (Porto Fermoso y Gorreana), parando en Ribeira Grande con la intención de comprar provisiones para los dos días que nos quedaban.

2º Día: De Sete Cidades a Ribeira Grande

La isla nos regalaba una mañana maravillosa así que decidimos aprovechar el día al máximo para poder recorrer gran parte de la isla. Con las pilas cargadas después del relajante baño del día anterior, comenzamos nuestro viaje desde Várzea (lugar donde teníamos nuestra casita) en dirección a Sete Cidades. Estos son los lugares en los que estuvimos por la mañana:

  • Sete Cidades (pueblo)
  • Lago Azul y Lagoa Verde
  • Miradouro da Lagoa de Santiago
  • Miradouro do Cerrado das Freiras
  • Lagoa do Canario
  • Miradouro da Boca do Inferno 
  • Aqueduto do Carvão
  • Lagoa de Pau Pique
  • Miradouro do Carvão
  • Miradouro da Vista do Rei
  • Hotel abandonado (Monte Palace)

 

Después de pasar la mañana recorriendo esta zona nos comimos unos bocatas y dormimos una más que merecida siesta en la Lagoa Verde lo que nos recargó las pilas para nuestra segunda parte del día: una ruta por los acantilados del noroeste de la isla hasta Ribeira Grande. Nuestra ruta está llena de miradores, pueblos perdidos, piscinas naturales y unas vistas alucinantes. 

 

  • Ponta da Ferraria (Termas + Farol + Miradouro da Ilha Sabrina)
  • Miradouro da Ponta do Escalvado (abistamiento de ballenas)
  • Mosteiros (Praia de Mosteiros + Piscinas Naturais + Ponta dos Mosteiros)
  • Moinho do Pico Vermelho
  • Ponta da Agulha (Miradouro da Covilhã)
  • Ponta de Santo Antônio
  • Capelas (Miradouro do Porto das Capelas + Miradouro da Vigia das Baleias + Igreja Matriz)
  • Ponta das Calhetas
  • Rabo de Peixe
  • Ribeira Grande (Ponta das Praias)

 

Una vez alcanzada Ribeira grande dimos por concluido nuestro día de ruta y regresamos a casa para descansar y reponer fuerzas pues nuestro tercer y último día en la isla nos esperaba lleno de aventuras.

 

3º Día: Ballenas, Ponta Delgada, Lagoa de Fogo y Campos de Té

De nuevo la isla nos regalaba una bonita y soleada mañana así que no podíamos estar más contentos pues hoy podría ser el primer día que viéramos una ballena. La emoción recorría nuestros cuerpos a medida que nos acercábamos a Ponta Delgada donde un barco nos esperaba para adentrarnos en el atlántico y buscar cetáceos.

La experiencia fue realmente increíble y casi me atrevo a decir que fue lo que más me gustó de nuestro viaje por São Miguel, las lágrimas se me saltaban de la emoción con los primeros delfines así que no te puedes ni imaginar como me sentí cuando conseguimos ver una ballena. Si quieres vivir una experiencia como esta aquí está toda la información que necesitas saber.

 

Con la emoción aún recorriéndonos la piel decidimos terminar de ver lo que nos quedaba de isla antes de tener que despedirnos. Aprovechamos que estábamos en la capital, Ponta Delgada,  para dar una vuelta y comer:

  • Farol de Santa Clara
  • Forte de São Bras
  • Monumento ao Emigrante
  • Igreja de São José
  • Portas da Cidade
  • Jardim António Borges
  • Igreja de São Sebastião
  • Igreja de São Pedro

 

Con la barriga llena (llenísima) pusimos rumbo al corazón de la isla: Lagoa do Fogo. Es increíble como, con el sol radiante que nos quemaba la piel en Ponta Delgada, a medida que subíamos la montaña las nubes se tornaban más y más grises, hasta el punto de que al llegar al primer mirador la niebla nos impedía ver por completo la Lagoa (aunque nos lo tomamos como otro perspectiva de la isla). La ruta que hicimos incluyó los siguientes puntos:

  • Miradouro do Pico da Barrosa
  • Miradouro da Lagoa do Fogo
  • Caldeira Velha (termas)
  • Salto do Cabrito
  • Miradouro de Santa Iria

 

Nuestro día acabó casi como el primero, recorriendo de nuevo los Campos de Té (Porto Formoso y Gorreana) antes de regresar a casa aunque añadimos a nuestra ruta una “lagoa” más: Lagoa de São Bras.

 

Y así termina un road trip por uno de los lugares que me han robado el corazón para siempre, no vimos todo lo que podríamos haber visto en la isla pero así tenemos una excusa para regresar y una vez más decirle a São Miguel:  nos volveremos a ver…

 

¡Valora mi trabajo!

4 Comentarios

  1. Sira Rodríguez
    | Responder

    Tal y como lo describes me parece un buen lugar para visitar.

    • Ariadna
      | Responder

      São Miguel es un paraíso menos conocido de lo normal estando tan cerca de España, sin duda un lugar mágico que recomiendo a todo el mundo!

  2. Oscar
    | Responder

    Tenia pensado visitar este gran paraiso y jamas pensé que alguien pudiese describirlo mejor.. Tenía muchísimas dudas respecto al viaje ya que es muy diferente a el resto. Pero despues del post puedo decir que estoy listo y preparado para hacerlo, muchas gracias y ha sido de gran ayuda.

    • Ariadna
      | Responder

      Muchísimas gracias a ti, me hace mucha ilusión que te haya servido de ayuda. Espero de corazón que disfrutes del viaje y de la isla, te enamorarás! 😉

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.