Saboreando Asturias

Saboreando Asturias

con 2 comentarios

 

Que en Asturias se come bien ya lo sabe todo el mundo pero a veces nuestra cultura gastronómica no es tan amplia como quisiéramos. Para subsanar ese «problemilla» lo mejor que puedes hacer es viajar y deleitarte con cada uno de los platos que pueden ofrecerte en la región, porque cada lugar es único y cada persona le da su toque especial pero, si quieres llevarte una idea de lo que te vas a encontrar al llegar, te animo a que leas este post basado en mis experiencias culinarias en las maravillosas tierras asturianas.

Son muchos los platos típicos y deliciosos que he tenido la suerte de probar en mi viaje por Asturias así que he elaborado una lista para que puedas probarlos todos cuando visites esta maravillosa región:

 

Fabada Asturiana

El plato estrella por naturaleza tiene su más que merecida fama y es que no he encontrado ni un sólo sitio en toda la región donde no estuviera deliciosa. Tienen un modo de hacerla tan especial que no probarás otra igual fuera de Asturias: el sabor, el olor y la textura de este plato de fabes con chorizo, morcilla y cerdo (compango) es tan particular cuando lo pruebas in situ, que no podrás olvidarlo nunca y cualquier plato de fabada asturiana que pruebes fuera de allí te parecerá insulso (vale, quizás exagero, pero de verdad que no pensé que un plato de judías pudiera estar tan bueno!!). Supongo que su sabor se debe, además de a los productos «made in Asturias», a la cantidad de años que llevan preparándola, pues aunque no se encuentran referencias escritas de la fabada hasta el siglo XIX lo cierto es que es muy probable que los asturianos las consumiesen ya desde el sigo XVI. (*Por cierto, si quieres comprar los ingredientes para «intentar» hacerla en casa, que sepas que la variedad de fabes utulizada es la conocida como «de la Granja»).

 

2. Cachopo. Seguro que cuando vayas a Asturias (y sobre todo en Oviedo) encontrarás este plato anunciado en todos los menús junto a la frase «el mejor cachopo del mundo». Lo cierto, es que este característico plato asturiano que consiste en dos filetes de ternera rellenos principalmente de jamón y queso y  luego empanados (ni se te ocurra decir que es un «san jacobo») es uno de los platos más conocidos y más antiguos pues se cree que ya se conocía en el siglo XVIII pero no fue hasta los años 50 y 60 que se popularizó, sobre todo en la zona de Oviedo. Si te gusta la comida abundante, este es tu plato, pues hay cachopos que llegan a salirse del plato, no pasarás hambre… 

3. Tortos de maíz. Esta especie de tortas elaboradas con harina de maíz y fritas en aceite (antaño se freían en la chapa de las antiguas cocinas de carbón) suele ir acompañada de «picadillo» pero también las verás con queso, morcilla u otros ingredientes. Nosotros la probamos de la manera tradicional y con la salsa de queso de cabrales, para chuparse los dedos! (Existen también en su versión dulce y se pueden acompañar de frutas, caramelo o chocolate). Se cree que la receta original puede venir de las Américas, pues allí son muy comunes este tipo de elaboraciones empleando maíz.

4. Pote asturiano. Otro de los platos estrella de la cocina asturiana. Con aires del norte e ingredientes de invierno, este cocido también conocido como potaxe de berces o simplemente potaxe, está elaborado principalmente con fabes, berzas, patatas y diferentes productos del cerdo, como la morcilla o el chorizo, entre otros (no lo confundas con la fabada porque no tienen nada que ver). Un plato perfecto en los días de invierno que adquiere su nombre precisamente del «pote» en el que se preparaba, un recipiente de cocina muy empleado en las cocinas tradicionales para cocer alimentos durante periodos prolongados de tiempo.

5. Escalopines al cabrales. Como su propio nombre indica, estos filetes de ternera vienen acompañados de una deliciosa salsa de queso cabrales, perfecta para acompañar con una buena sidra. Si te gusta este queso, adorarás este plato.

6. Pastel de cabracho. Este peculiar plato de mar es típico de la cocina asturiana, cántabra y vasca, y se trata de una especie de pudin hecho con un pescado muy conocido en esta zona: el cabracho, un pez rojo, feo y lleno de espinas venenosas que le da un sabor delicioso a este plato suave y cremoso (cuidado si eres alérgico a la lactosa porque suele llevar nata).

7. Chorizo a la sidra. Uno de mis platos favoritos para acompañarlo con una sidrina. Se realiza con chorizo asturiano (normalmente curado al humo) previamente asado que se deja cocer en sidra para que adquiera todo su sabor, realmente delicioso y una de mis tapas favoritas del mundo desde que la descubrí.

8. Tabla de quesos asturianos. Elegir tu favorito te va a costar y mucho, pues tienen una variedad de quesos tan amplia y exquisita que no puedes resistirte a comer sólo uno. Pedir una tabla con varios de ellos suele ser una buena opción, además los suelen acmpañar de frutos secos, compota de frutas, membrillo o pasas. Algunos de los más conocidos son:

– Afuega´al Pitu. Considerado como uno de los quesos más antiguos de Asturias, este queso de leche de vaca se elabora en pequeñas granjas de los valles centrales y las laderas entre el río Narcea y el Sella. El origen de su nombre ha generado muchas teorías aunque la mas extendida apuesta por la creencia de que este queso, más seco y pastoso que otros, al tragar tiende a pegarse un poco en la garganta, de ahí la expresión «afogase el pitu» o lo que es lo mismo, «se ahoga la garganta». Aunque hay distintas variedades, mi favorita es la que lleva pimentón y que le da ese tono anaranajdo («atroncau roxu») así como un sabor ligeramente picante.

– Gamonéu. Este queso azul, elaborado en distintas aldeas de la zona de Onís (incluidas Gamonedo y Cangas de Onís), es uno de los más conocidos de los Picos de Europa. Su elaboración es similar a la del Cabrales, utilizando leche de vaca, oveja y cabra y se llevaba a cabo tradicionalmente entre los meses de abril y agosto (aunque ahora ya se realiza durante todo el año). Su peculiar coloración se debe a los hongos adquiridos durante su curación en cueva lo que provoca también su olor fuerte e intenso, que se convierte en un sabor ligeramente picante y mantecoso al probarlo.

– Vidiago. Ubicado dentro del grupo de quesos conocidos como «quesos de nata», es de sabor suave y cremoso, y aspecto blando y claro pues se trata de un queso madurado tierno. Elaborado con leche de vaca, se produce principalmente en la región de Llanes, más concretamente en la aldea de Vidiago de donde toma el nombre. Si no te gustan los quesos fuertes, este es perfecto para ti.

– Ahumado de Pría. Uno de mis favoritos por su peculiar sabor a humo, este queso se elabora con leche de vaca pasteurizada y nata de leche de oveja, es la zona de Pría. De textura semiblanda, color marfil por dentro y tostado por fuera, tiene un sabor dulzón y muy suave con ese toque ahumado que le proporciona su maduración con humo de madera de haya y roble. Aunque también existe su versión normal, yo me quedo con la ahumada y lo pongo en mi top 3 de quesos asturianos.

– Cabrales. La joya de la corona, seguramente el queso más conocido de Asturias y casi me atrevo a decir de España, se elabora en el concejo de Cabrales y en algunas aldeas de Peñamellera. Es un queso azul, muy conocido por su fuerte olor e intenso sabor, que se elabora con leche de vaca o bien con la mezcla de tres leches (oveja, vaca y cabra). Cuando está maduro presenta una tono verde azulado y la masa es muy cremosa, ideal para untar en un pedacito de pan (o también para mezclar con un chorrito de sidra antes de untarlo). Es un queso muy particular, no apto para todos los paladores pero si te gusta, no podrás dejar de comerlo, porque tiene más que merecida su fama: un queso de 10.

Son tantos los quesos elaborados en Asturias que podría escribir un post infinito sobre ellos, por ello os animo a que vosotros mismos vayáis a Asturias y los probéis todos, seguro que no os dejan indiferentes y podréis hacer como yo, una lista de vuestros favoritos. 

9. Casadielles. Este dulce típicamente asturiano ha sido todo un descubrimiento. Elaborado con una masa de harina de trigo o de hojaldre frita y azucarada, están rellenas de nueces, azúcar o miel y anís aunque la receta puede variar en función de la zona. Lo que no varía es la explosión de sabor que, aparentando ser unas empanadillas dulces de hojaldre te dejan con ganas de más al primer bocado, realmente deliciosas!!!

10. Frixuelos. Son una especie de «crepes» (aunque la elaboración es diferente) muy típicos del norte de España donde en función de la zona adquieren uno u otro nombre (en Galicia tiene muchos nombres, desde filloa hasta feixó, en Asturias se los conoce como fayueos en bable y en Cantabria y León, como frisuelos). Típicos de Carnaval, a veces es difícil encontrarlos fuera de esta época así que si vas a una pastelería y los ves, no dudes en probarlos, te endulzarán el día!

11. Arroz con leche. Seguramente hayas probado el arroz con leche mil veces, ya sea de tu madre, de tu abuela o porque lo hayas hecho tú mismo pero lo cierto es que si vas a Asturias tienes que probarlo. No puedo explicarte la razón ni el porqué, sólo puedo decirte que sabe diferente y especial, y por supuesto, está para chuparse los dedos. Sinceramente, nunca había probado un arroz con leche así hasta que llegué a Asturias…

¡Valora mi trabajo!
Siguiendo Ariadna:

Últimas publicaciones de

2 Comentarios

  1. Sira
    | Responder

    Me gusta mucho cómo explicas todo Ariadna, está muy bien.

    • Ariadna
      | Responder

      Muchas gracias Sira, te animo a que conozcas Asturias!!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.