con No hay comentarios

VIGO  ·  GALICIA

Casco antiguo de Vigo

DESCUBRE LA HISTORIA DE LA CIUDAD DE VIGO


Si quieres conocer el corazón de Vigo nada mejor que adentrarte en las callejuelas de piedra de su casco antiguo donde los edificios te contarán la historia (y la leyenda) de esta gran ciudad ¿te apetece dar un paseo conmigo?

 

Casco antiguo de Vigo (Rúa Real)

Praza da Princesa

La coqueta Praza da Princesa (Plaza de la Princesa, en castellano) es una de las plazas más conocidas de la ciudad y una de las más importantes dentro de su historia. Fue abierta en el año 1816 y durante sus más de 200 años ha sufrido varias transformaciones, tanto en su nombre como en su aspecto.

 

Al principio, esta pequeña plaza apenas estaba rodeada de edificios, era mucho más abierta y recibía el nombre de Pescadería, pues aquí se celebraba el mercado local de pescado ¿imaginas como sería la vida en aquella época? Pronto vendría la construcción del caserío burgués bajo el que se encuentra el Arco de Quirós (ese pequeño pasadizo que nos adentra en el casco antiguo) y en 1832 la construcción de un lujoso teatro, del que algunos dicen que era el mejor de Galicia y que aportan toque de glamour ye elegancia a la ciudad. 

 

Praza da Princesa (Casco antiguo, Vigo)

 

Pero a esta plaza todavía le quedaba mucho por vivir y en 1840 pasaría a albergar la Alhóndiga (el almacén de grano de la ciudad) de ahí que su nombre se transformará en «Plaza de la Alhóndiga». Tampoco duraría mucho, pues en 1852 la ciudad decidió otorgarle su nombre actual, «Praza da Princesa», en honor a la hija de Isabel II y como señal de apoyo a la reina que recientemente había sufrido una atentado en Madrid.

 

El último de los acontecimientos históricos más relevantes que le tocaría vivir a esta plaza sería la construcción del antiguo Ayuntamiento  de la ciudad en 1859 (sobre los restos de uno anterior que ardió 8 años antes), cuya entrada principal daba hacia Praza da Constitución y la entrada trasera a Praza da Princesa. Esto se debe a que en un principio eran dos edificios separados que acabarían uniéndose años más tarde y que hoy en día albergan la Casa Galega da Cultura. Sólo cambió de nombre durante u tiempo antes de regresar al actual y es que durante la II República pasó a llamarse «La Plazoleta», nombre que desaparecería para siempre al terminar la Guerra.

¿Sabías que…? En el centro de la plaza se encuentra una fuente monumental conocida con el nombre de «Angelote» que conmemora la expulsión de las tropas napoleónicas de la ciudad en 1809. Es lo que se conoce como Reconquista de Vigo, un momento histórico muy importante para los vigueses pues, no sólo se convirtieron en la primera localidad de Europa en sublevarse contra el invasor sino que este acto de valentía hizo que Vigo fuera recompensada con el título de ciudad “fiel, leal y valerosa”.   

Desde entonces cada 28 de Marzo se celebra la Festa da Reconquista, en la que el casco antiguo regresa al siglo XIX en un alucinante viaje al pasado. Es la fiesta más querida por los vigueses, donde las calles se llenan de puestos de comida, artesanía y personas caracterizadas de época para conmemorar uno d los momentos más importantes en la historia de Vigo.

 

 

Praza da Constitución

La Praza da Constitución es la plaza por excelencia de Vigo, la más conocida y también una de las que más relatos tiene para contarnos. Para empezar, hubo un tiempo en el que este lugar llegó a conocerse como Praza Real o Praza da Vila, lo que ya nos deja entrever la importancia que ha tenido esta plaza en la historia de la ciudad.

 

En ella se encuentra el edifico del antiguo Ayuntamiento (hoy sede  de la Casa Galega da Cultura) que permaneció allí durante muchos años gobernando la plaza desde las alturas. Y aquí también se encuentra el edifico en el que nació Méndez Núñez el 1 de julio de 1824: un marino y militar español, conocido como «el héroe de Callao» por la acción que llevo a cabo a bordo de la fragata Numancia y que provocó que a finales del siglo XIX fuera el gallego más conocido en toda España ( a partir de ahora fíjate bien, porque seguro que encontrarás alguna referencia a este hombre en cualquier localidad gallega que visites).

 

Praza da Constitución (Casco Antiguo, Vigo)

 

Pero si te fijas bien, encontrarás un elemento que define y caracteriza aún mejor a esta plaza: los soportales. Construidos junto con los preciosos edificios del siglo XIX que rodean la plaza, fueron ocupados en tiempos por artesanos que vendían aquí sus productos ¿te imaginas el bullicio y la vida de esta plaza en aquella época?

 

 Y de repente posas tu mirada en el centro de la plaza y la ves: una farola de bombillas redondas como  soles, pequeña y delicada, un faro que ilumina cada noche la plaza con su luz. Puede parecer tan sólo una farola, sí, pero es mucho más que eso, es un pedazo de historia de la ciudad ¿y sabes por qué? Pues porque fue la primera luz eléctrica que se encendió en la ciudad, casi nada.

Rúa dos Cesteiros

La «Rúa dos Cesteiros» es una de esas calles del casco antiguo de Vigo que guardan un encanto especial. Un rincón lleno de magia donde los artesanos (muchos venidos de Portugal) comenzaron a desarrollar en 1905 una actividad artesana muy especial: la cestería. Tan grande sería el desarrollo que, con el paso del tiempo, acabaría por convertirse en el centro de producción más importante de toda Galicia ¡concentrado en una sola calle!  

 

Rúa dos Cesteiros (Vigo)

 

Aunque el origen de esta calle está muy relacionado con la relación de esta ciudad con el mar, aquí se elaboraban piezas de todo tipo y para todas las necesidades: desde cestas ferroviarias para llover el almuerzo de trabajo hasta nasas de pesca, pasando por cestas para llevar los productos del campo al mercado o cestas de lazo para llevar la ropa a lavar al río. Hoy en día, aun permanecen abiertos (aunque desgraciadamente cada vez menos) algunos de estos negocios donde comprar preciosas piezas de mimbre hechas a mano ¡si pasas por aquí acuérdate de ellos!

 

Cesteiros (Vigo)

 

💡Consejo: Si estás por aquí a la hora de comer, no dudes en picar algo en alguna de sus coquetas y clásicas tabernas ¡te chuparás los dedos!

¿Sabías que…? Esta calle no siempre se llamó así, teniendo entre sus varios nombre uno muy particular: Rúa da amargura.  Al parecer, según contaban sus antiguos vecinos, de esta calle salía la Virgen de la Amargura hacia la Plaza de la Constitución, para encontrarse allí con el Nazareno en el tradicional Sermón del Encuentro, una fiesta tradicional que con el paso de los años acabó por perderse.

Praza de Almeida

Esta coqueta y pequeña plaza del casco antiguo de Vigo es una de las más importantes pues a pesar de su escaso tamaño es la plaza más antigua de la ciudad y una de las que más historias esconde. Conocida antiguamente como «Praza Vella» (plaza vieja) fue conocida también como «Praza da Cebola», ya que hubo una época en la que una vez a la semana se realizaba en ella un mercado de cebollas.

 

Praza de Almeida (Vigo)

 

Hoy, es conocida como Praza de Almeida en honor a João de Almeida de Sousa e Sá, teniente del ejército portugués que según cuenta la placa colocada en la plaza, ayudó a los vigueses a reconquistar la ciudad de las tropas francesas. Algunos dudan de la veracidad de estos hechos, pues el tal Almeida al parecer no tenía ya muy buena fama en su país de origen, Portugal (donde lo tachaban de indisciplinado y con un gran afán de protagonismo, atribuyendo honores que no le correspondían). Sea como fuere, lo cierto es que este sigue siendo el nombre que conserva esta plaza en la actualidad, recordando uno de los momentos más importantes en la historia de la ciudad.

 

En ella se encuentra un precioso conjunto arquitectónico conocido como Casa Torre de Pazos Figueroa (también conocida como Casa torre de Ceta e Arines), conformada por dos de los edificios más antiguos y bonitos de Vigo:

 

Palacelete Pazos Figueroa. De estilo renacentista plateresco, este elegante palacete urbano fue construido en el siglo XVI y consta de 3 plantas completamente rehabilitadas. La fachada consta de varios elemento decorativos entre los que destacan los arcos conopiales que decoran las ventanas del segundo piso, la preciosa balconada de la tercera planta o los medallones renacentistas que se sitúan al lado de la ventana.   También es conocida como Casa Arines porque este fue el último propietario de la casa en el siglo XIX.

 

Praza de Almeida (Casco Antiguo de Vigo)

 

Casa de Ceta. Este sobrio edifico del gótico tardío es el edifico más antiguo de Vigo, levantado en el siglo XV. Tiene el aspecto de un torreón medieval y fue construido con sillares de piedra. La decoración exterior es mucho más sencilla y sobria que la de su compañero, destacando las pequeñas gárgolas y dos escudos (uno de ellos perteneciente. la familia Ceta).

 

Esta unidad arquitectónica, declarada Monumento Histórico-Artístico en 1946, alberga hoy en día el Instituto Camões (algo así como el Instituto Cervantes pero de Portugal) dando vida a uno de los espacios más bonitos del casco antiguo de Vigo. 

O Berbés

O Berbés es un acogedor y pintoresco barrio del asco antiguo de Vigo, un pequeño pueblo marinero dentro de una gran ciudad que está lleno de historias que cuentan como llegó a ser en uno de los primeros enclaves del poblamiento medieval vigués. Del siglo XII son los primeros documentos que hablan sobre la existencia de este lugar,  donde se localizaba un puerto conocido con el nombre de San Julián. 

 

El barrio fue creciendo muy poco a poco: en 1495 apenas contaba con unas pocas construcciones de madera empleadas principalmente para guardar aparejos de pesca y gran parte de la  «ribeira» se utilizaba para extender las redes (tienes que hacerte a la idea, de que el mar llegaba hasta las casas en aquella época) pero con el transcurrir de los años, su superficie se fue extendiendo a lo largo del litoral y en 1656, cuando se levanta la muralla, una hilera de casita de marineros alcanza ya la otra orilla, donde se encontraba el Convento de San Francisco (destruida en 1589 por el pirata inglés Francis Drake y vuelta a edificar de nuevo).

 

Barrio de O Berbés (Vigo, Galicia)
Foto extraída de la web del Concello de Vigo (hoxe.vigo.org)

 

Este momento fue muy importante pues el barrio de O Berbés, situado sobre un arenal, quedó fuera de las murallas y su única defensa eran los dos baluartes que se encontraban en sus extremos: uno cerca de la puerta de «a Ribeira» y otro en la muralla, por encima de las casas, conocido como baluarte de San Julián o de las Redes.

 

¿Sabías que…? «O Berbés» es conocido como un barrio marinero porque en sus inicios fue construido sobre un arenal a la orilla del mar, es decir, que el agua llegaba hasta los soportales de las casas que todavía hoy en día se encuentran en la plaza.

 

Esto hizo que se convirtiera en un importante y famoso punto de venta de pescado en la ciudad, pues durante el siglo XIX aquí se vendían los productos del mar al aire libre ¡imagínate el olor que debía tiene resta plaza por entonces!

La Colegiata

La Concatedral de Santa María de Vigo es el templo católico más importante de la ciudad y uno de los más queridos por los vigueses. Aunque existen evidencias de la existencia de un templo anterior que data del siglo XII, el edificio actual fue construido a principios del siglo XIX debido a los grandes daños que sufrió la antigua iglesia gótica (s. XIV) tras la explosión de un polvorín en 1809 ¿sabías que incluso llegó a ser saqueada por el pirata Francis Drake en 1585?

 

Colegiata de Vigo

 

Pero quizás lo más interesante y llamativo de este templo es la historia que gira en torno a un viejo olivo que se encontraba dentro de la antigua Colegiata, en medio del atrio. Según cuenta la historia, corría el siglo XII cuando los caballeros templarios, que regían el templo de Santa María en aquella época, plantaron un olivo que con el paso del tiempo acabaría por convertirse en símbolo de la ciudad, apareciendo incluso en el escudo de Vigo.

 

El olivo desapareció con la construcción del templo actual, pero se cree que una de sus ramas fue plantada dando lugar al olivo que hoy se encuentra en el paseo de Alfonso XII con una placa que dicta: «Dentro de esta verja, ofrenda de los vigueses a su árbol simbólico, queda hoy depositada por ellos la promesa firme de su amor, de su lealtad y de su abnegación por la ciudad amada».

 

Reloj de Sol Colegiata de Vigo

 

Si eres un amante de las curiosidades como yo, no te pierdas el Reloj de Sol que se encuentra en uno de los laterales del templo: al contrario de la mayoría, este no está orientado hacia el sur.

¿Sabías que…? A pesar de que todo el mundo la conoce como «La Colegiata», en realidad, este templo es una concatedral desde 1968, pues comparte sede con la Catedral de Tuy. El hecho de que se la conozca con este apodo es simplemente porque antes de ser concatedral, era Colegiata: título que le fue otorgado el 11 de junio de 1497 ¿difícil llamarla de otra manera después de 471 años de historia como Colegiata, no?   *En 2020, el Vaticano aprobó la designación como Basílica del templo gallego.

 

La diferencia principal entre estos términos radica en que una Catedral es un templo cristiano donde tiene sede o cátedra el obispo. Una Concatedral (terminó creado a principios de los años 50 del siglo XX) comparte la sede obispal con otra catedral y  una Colegiata no es residencia del obispo. La Basílica por el contrario es más un término honorífico que administrativo y por lo tanto es compatible con el título de Concatedral.

Mercado da Pedra

En la época medieval, la población de Vigo vivía dispersa entre el litoral y la zona más «montañosa» así que a medida que va creciendo la ciudad, se van conformando los barrios. Uno de ellos es el conocido barrio de «A Pedra» localizado hoy en el casco antiguo de Vigo y que desde el principio se convirtió en zona muy destacada que descendía hasta el arenal por un lado y hasta el barrio de O Berbés por otro.

 

La Praza da Pedra se convirtió así en un importante centro de actividad social: aquí se celebraba el mercado pero también era el lugar de reunión de los vigueses en el que, en los siglos XVI y XVII, se trataban los asunto de la villa (en aquella época aún no había adquirido el título de ciudad). Con el paso de los años, su función comercial no ha desaparecido sino que ha ido evolucionando: ya no se venden productos llegados de ultramar (como el café o el tabaco) sino que más bien puedes encontrar mercados de ropa y completos de «dudosa procedencia», aunque todavía hay espacio para los productos artesanales y alimentos típicos de la zona.

 

Con la construcción de la muralla, la zona pasa a estar protegida y vigilada por la llamada «Porta do Mar», que poco después acabaría inhabilitada.  

Ostras de la Ría de Vigo… Por debajo de la Praza da Pedra se encuentra la Rúa Pescadería, conocida popularmente como «la calle de las ostras» pues en ella se sitúan con frecuencia ostreras vendiendo este preciado manjar fresco en unos puestecitos al aire libre. El procedimiento es el siguiente: le compras unas ostras directamente a las vendedoras y te las llevas a una de las mesas de los restaurantes contiguos, donde podrás acompañarlas de una copa de vino D.O. Rías Baixas ¿un plan perfecto no?

 

Si lo tuyo no son las ostras vivas, no te preocupes: a lo largo de toda la calle encontrarás numerosos establecimientos donde disfrutar de la gastronomía gallega.  

*Debido a la situación actual por COVID-19 es posible que estos momentos no las encuentres.

 

¡Mil gracias por leerme!


 

¿Conocías todas estas historias del casco antiguo de Vigo? ¿conoces alguna más? Déjame un comentario en la cajita de abajo ¡me hará mucha ilusión saber lo que tienes que decirme!

 



OTROS ARTÍCULOS SOBRE VIGO

MAPA CON LOS LUGARES IMPRESCINDIBLES DEL CASCO ANTIGUO DE VIGO

 

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.